El pollito Llito

Hace muchos, muchos años, vivía con su familia un pollito llamado Llito. Todos los días Mamá Gallina salía con sus pollitos a pasear. Mamá Gallina iba al frente y los pollitos marchaban detrás.

Llito era siempre el ultimo en la fila. De pronto vio algo que se movía en una hoja. Se quedó asombrado ante lo que vio. Era un gusanito. Mama Gallina y sus hermanos ya estaban muy lejos. Llito al ver que no tenia su familia cerca se puso a llorar.

Cuento sobre la prudencia para los niños

– ¡Pío, pío, pío, pío! – ¿Qué te pasa?, preguntó el gusanito.

– Mi mamá y mis hermanos se han ido y estoy perdido.

– No te preocupes amiguito. Vamos a buscarlos, le dijo el gusanito.

– ¡Vamos, vamos!, dijeron los dos.

En el camino se encontraron al gato, quien les preguntó:

– Miau, ¿dónde van?

– Mi mamá y mis hermanos se han ido y estoy perdido, dijo muy triste Llito.

– Yo iré con ustedes a buscarlos, dijo el gato. – ¡Vamos, vamos!, dijeron a coro.

Al rato se encontraron con un perro.

– Guau, ¿hacia dónde se dirigen?, preguntó.

– Mi mamá y mis hermanos se han ido y estoy perdido, dijo llorando Llito.

– Guau, iré con ustedes a buscarlos.

– ¡Vamos, vamos! – dijeron a coro.

Y así el perro, el gato, el gusanito y Llito caminaron y caminaron buscando a Mamá Gallina.

– ¡Llito, Llito! ¿Dónde estás?, gritaba a lo lejos Mama Gallina.

– ¡Es mi mamá!, exclamó Llito. El perro ladró \»Guau, Guau\». El gato maulló \»Miau, miau y el gusanito se arrastró. Todos brincaron alegremente. Al fin habían encontrado a Mamá Gallina.

El perro, el gato, el gusanito, Llito y su familia se abrazaron y rieron de felicidad.

– Gracias por cuidar a mi hijo. Los invito a mi casa a comer bizcocho de maíz – dijo Mamá Gallina.

-¡Vamos, vamos! – dijeron todos. Al llegar a la casa Mama Gallina les sirvió el rico bizcocho. Nuestros amigos se lo comieron todo, todo, todo. Y Colorín colorado este cuento se ha terminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.